¿Porqué os quiero?

Un día leí un artículo en el que instaba a preguntar a los hijos porque creían ellos que nosotros, las madres y padres, queríamos a los hijos.
Yo siempre les digo que las quiero, pero claro, ellos es posible que no entiendan realmente en concepto de «querer», «amar»… sino que entiendan que su mamá está en todo momento, a su lado, en lo bueno, en lo malo, cuando estamos enfadados, cuando estamos más contentos. Es una cosa que siempre les digo: os quiero siempre. Aunque nos enfademos, aunque discutamos, aunque pensemos cosas diferentes, aunque no os haya dejado comer la chuches que queríais y me hayáis llamado mala, yo siempre siempre os quiero. Pero… ¿ellos que entienden? ¿Ellos saben realmente porque les queremos? O mejor dicho…. ¿acaso yo sé porque realmente las quiero?
Y es que el otro día mi pareja me pregunto porque le quería. Y como buena gallega (de raíces), le devolví yo la pregunta a él. ¿Porque me quieres tu? Y me contesto que porque soy estupenda…. ¿¿que ocurre?? ¿Si no fuera estupenda no me querría?
Yo sé que no. Sé que me quiere en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad…. pero realmente ¿hay algo que hace que me quiera más o menos o algo que haga que le quiera más o menos?
Lo mismo con mis hijas. Yo no las quiero porque sean extrovertidas o introvertidas, porque hagan sus deberes o no, porque traigan buenas notas o suspendan, porque sepan nadar o solo quieran bucear, porque me den miles de besos o porque estén enfadadas conmigo, porque me digan cosas bonitas o porque estén de mal humor, no las quiero porque hagan las tareas de la casa o recojan sus juguetes -o no-,  porque se acuesten pronto o porque hasta que no les leemos cuatro cuentos no quieren irse a su cama, porque quieren dormir en mi cama o irse a la suya…..
Yo no las quiero por eso. Pero tampoco tengo una lista de cosas para enumerar que haga que las quiera más.
Yo las quiero porque son mis hijas, porque son. Simplemente porque existen ya las quiero y hagan lo que hagan SIEMPRE voy a quererlas. Siempre tendrán un lugar especial en mi corazón, porque ellas son dos trozos de mi corazón que están caminando fuera de mi cuerpo. Que se podrán equivocar y caer, que podrán acertar y brillar con luz propia. A mí eso no me importa. Nada va a cambiar el hecho de que me siento tan orgullosa de ellas, de que mi sonrisa se llena de luz cada vez que las veo o que pienso en ellas, que mis ojos vibran cuando las menciono, todo eso es amor. Amor de madre. Amor del que nunca se podrán librar, del que quiero que siempre lleven consigo en un bolsillito, porque sabiendo que tienen mi amor incondicional, nunca tendrán miedo a reproches, a chantajes, a caer, a equivocarse, a llorar, a intentarlo. No. El miedo si tienes un respaldo en el amor languidece, pierde su esencia porque siempre tendremos un refugio al que acudir, siempre tendrán los brazos de su mamá que las achuchará hasta que ellas decidan.
¿Y tu que opinas? Qué piensas de amar incondicionalmente? ¿Crees que es bueno o pondrías límites al amor?
Por favor, comenta aquí abajo en los comentarios.
Si te ha gustado lo que has leído, por favor, comparte el artículo.
Gracias!
Besitos
Lily
Publicado en El blog de Lily y etiquetado , , , , .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.