¿Porqué necesitamos otro blog sobre mamás, niños, educación y crianza?

Cuando fui mamá por primera vez estaba muy perdida. Soy hija única, sin personas de referencia a las que pudiera preguntar y sobre todo, con ideas algo locas (en general como soy yo) en cuanto a la maternidad. Empecé muy verde, padeciendo muchas novatadas, dando por ciertas cosas que me chirriaban pero por no ir en contra de la corriente me callaba, hasta que un día corté las cadenas que me unían a lo convencional y me informé, busqué, luché contra lo estándar, porque no se acomodaba a mi forma de ser, a lo que yo creía que tenía que ser.

 

Desde el BabyLedWeaning -que hace 6 años os aseguro que no estaba para nada de moda-,  desde el aprendizaje del lenguaje de signos con Cincodeditos.com o Mysmarthands.com en inglés, como método alternativo de comunicación con los bebés, el porteo, la crianza con apego, la lactancia materna más allá del año y que algunos mal-llaman prolongada, el colecho, de la crianza sin premios ni castigos,  la Comunicación no Violenta, la Disciplina Positiva….. todo ha ido guiándome a este blog, porque no soy convencional, porque soy diferente y me gusta serlo..

 

Y sobre todo, porque me gusta ayudar, porque  me hubiese gustado que me hubieran guiado mejor, me hubiera gustado haber tenido más apoyo, no haberme visto como un bicho raro, porque aunque ahora lo de la crianza con apego está más en boga, no siempre ha sido así, y no siempre está bien visto «eso de la crianza con apego», aún somos muchas a las que nos tildan de «locas», «hippies», o «secta», si seguimos dando el pecho con tres años (y yo digo, oiga señora, pero sepa que me depilo y llevo sujetador y me ducho a diario) -aunque debo confesar que hay ocasiones en que sólo llevo depilada una pierna y la otra no- , si no castigamos ni premiamos las actitudes de nuestros hijos, si no les etiquetamos, si no les dejamos llorando solos en la cuna hasta que de puro agotamiento se duermen, si los metemos con nosotros en la cama para que tanto ellos como nosotros podamos dormir… Y tengo que confesar que yo he dormido a Mini con la teta y dentro de su cuna,sí, lo he hecho, y es más a día de hoy, que ya duerme en su cama, me sigo acostando con ella, durmiendola con el pecho hasta que me dice «ya», se da la vuelta y se duerme. En cuanto se duerme, me levanto y me voy, en otras ocasiones, me he quedado dormida, también es verdad.. pero en definitiva, creo que hay que tener presente una cosa, tienes que estar dispuesto a aportar cosas por una maternidad/paternidad con apego, a invertir tiempo en explicar las cosas a tus hijos, en dejarles decidir de vez en cuando si quieren tomar de postre naranja o manzana, a dar lo mejor de tí para que ellos puedan seguir tu ejemplo y poder reflejarse en ti, en definitiva, educar, no adiestrar.

No creo que nadie me haya oído hablar de sacrificar cosas por haber sido madre. Creo que cuando sacrificas algo, al final existe un cierto rencor por haber perdido algo, no sé si independiencia o libertad, pero yo jamás pensaré eso. Ojo! que no estoy hablando del #yonorenuncio #yoconcilio de las #malasmadres (toda la info aqui: https://clubdemalasmadres.com/norenuncio/)

No os voy a negar que sí, que es posible que haya tenido que renunciar a ir al gimnasio tres veces a la semana, renunciar a depilarme las piernas del tirón,  renunciar a dormir a pierna suelta, a salir hasta la madrugada, renunciar a mi carrera profesional por haber reducido mi jornada laboral, y aquí cada uno incluye sus renuncias personales pero en mi caso, ha sido totalmente voluntario, y estoy muy agradecida de haber podido renunciar a esas cosas, porque lo que he aprendido y estoy aprendiendo cada día de esta experiencia no lo voy a ver recompensado con noches de juerga, con promociones laborales o con sesiones beauty… pero es que además, cuento con una ventaja, sé que es temporal. Porque «todo pasa»: el dolor del parto /cesárea pasa, el dolor de las grietas pasa, las noches en vela pasan, el llanto de tus hijos pasa, la preocupación pasa,  el miedo pasa, todo pasa.

 

Y la recompensa merece la pena, porque puedo ver a mis hijas seguras, felices, autónomas, independientes y sobre todo, ¡¡soñadoras y luchadoras como su madre!!

Gracias por compartir si te ha gustado.

Lily

 

[contact-form-7 404 "No encontrado"]
Publicado en El blog de Lily y etiquetado , , , , , .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.